RECOMENDACIONES

1. Desplázate con seguridad, siguiendo las normas y recomendaciones.

2. Planifica tu visita con antelación, informándote previamente, evitando los horarios de más afluencia.

3. Pon especial atención a los carteles informativos.

4. Mantén la distancia de seguridad para evitar contagios.

5. Circula por tu derecha.

6. Extrema las medidas higiénicas individuales:Ropa y accesorios limpios;Uso de calzado adecuado; Higiene constantemente de manos; Evita tocarte las manos, nariz y boca.

7. Evita el contacto con elementos/objetos ajenos o de uso común.

8. No compartas objetos con otras familias o grupos.

9. No dejes huella de tu presencia, llévate tu basura.

10. Quédate en casa si tienes síntomas y contacta con el sistema sanitario.

Tel. 900 300 500

Fiestas

El Bando

La víspera de la Cabalgata, a las seis de la tarde y desde el Teatre Principal, tiene lugar el “Pregó del Tío Piam”, acto recuperado en 1996, en el que este personaje popular proclama la llegada del Embajador Real. Un grupo de hombres y mujeres del pueblo, vestidos con la indumentaria tradicional alcoyana, se dirigen hacia la “Font Redona”  junto con los personajes del Betlem de Tirisiti, para recibir al Embajador, que recorre desde las seis y media de la tarde las calles de la ciudad anunciando la inminente llegada de Melchor, Gaspar y Baltasar.

El Bando Real es un acto muy singular, preludio de la Cabalgata de los Reyes Magos, que se celebra desde el año 1924. El emisario de Sus Majestades declama repetidamente a lo largo del recorrido una pieza literaria de versos escritos en valenciano, “El Bando”, del que se hace una edición en papel para repartir entre el público que llena las calles. Al final del cortejo se incorporan unas burritas que llevan sobre sus lomos unos buzones, en cuyo interior los niños depositan las cartas que han escrito a los Reyes solicitándoles los juguetes de sus sueños.

La comitiva está formada por los pajes reales, conocidos cariñosamente como “Els Negres”. Se entreve en la lejanía de la Sierra de Mariola, la luz cálida de las hogueras del campamento que espera la llegada de Sus Majestades.