Fiestas

Día del Alardo

En el tercer y últimodía, se suceden la lucha dialéctica a través de las Embajadas y la lucha incruenta con el arcabuz tronador, sumergiendo a la ciudad en un frenesí de pólvora y estruendo.

Ambos bandos, moro y cristiano, se turnan en la toma y reconquista del castillo, mientras Alcoy se va llenando con el humo de la pólvora y el olor tan peculiar que emana de los arcabuces disparados.

Y al caer la tarde, en las almenas del Castillo, aparecerá el niño Sant Jordiet, a lomos de su blanco corcel.