Naturaleza

Flora y Fauna


La Sierra de Mariola ha estado y está en el punto de mira de muchos botánicos de todo el mundo por la singularidad y diversidad florística. Más de 1.200 especies de plantas con muchos endemismos iberolevantinos y setabenses, especies con propiedades aromáticas y medicinales, las cuales, desde tiempos inmemoriales han sido utilizadas con fines gastronómicos, para la elaboración de bebidas alcohólicas, como condimento, como remedio de infinitas afecciones y como cosmético en la elaboración de perfumes.

En ese sentido es necesario citar la famosa salvia de Mariola, el romero, el tomillo, el rabo de gato, la manzanilla borde, el apreciado y escaso fresnillo, la pipirela, el espliego, la santonica, el hipérico, el té de roca y un largo etcétera.

La Sierra de Mariola alberga una importante diversidad faunística. Podemos encontrar anfibios como la rana común o el sapo común; reptiles como la lagartija ibérica, la lagartija colilarga y la lagartija cenicienta, el lagarto ocelado, la culebra viperina, la culebra escalera, la culebra bastarda, de herradura, la víbora hocicuda; aves como el pinzón, la perdiz o el verdecillo, el petirrojo, el carbonero común y otros páridos, córvidos, pito real, etc...